Entrevista a Javier Gomá: “Un mecenas no necesita una ley de mecenazgo”

Filósofo, escritor de éxito, director de la Fundación Juan March, Javier Gomá, un referente de la cultura española actual habla con Volavérunt.

Texto: Juan Altable
 

– En tiempos confusos hay que plantearse las preguntas básicas. ¿Por qué los hombres y las mujeres actuales tienen que acercarse a la cultura?

• La cultura es lo que nos distingue como especie. Aristóteles nos definió como animales con logos; es decir, con capacidad de usar las palabras, de razonar; es una segunda naturaleza que educa a la primera y nos abre a lo humano.

– La relación de los ciudadanos con la cultura no fue siempre como la conocemos ahora…

• Durante miles de años, solo un porcentaje reducidísimo de personas produjo y disfrutó la cultura. Es verdad que nunca faltaron manifestaciones de la llamada cultura popular, como refranes o romances, pero siempre se entendió que estaban subordinadas a la primera.

– ¿Cuándo se produce el cambio?

• El cambio es muy reciente y tiene que ver con la alfabetización, que incorpora a amplísimas capas sociales al disfrute de las manifestaciones culturales, y con la noción de igualdad, que rompe la jerarquía y diluye la barrera entre los dos ámbitos.

– Este segundo aspecto está siendo ahora muy determinante…

• Es cierto. Personalmente he presenciado, por ejemplo, cómo en un lugar tan emblemático como la universidad de Harvard se sustituían cursos sobre Miguel de Cervantes por otros sobre Mafalda. Es una muestra elocuente de la ruptura de las jerarquías.

– Usted ha escrito numerosos libros, muchos de ellos de éxito. ¿Qué piensa de un sector que ha vivido tantos cambios en las últimas décadas?

• Hasta hace poco, las grandes empresas multinacionales no entraban con plena capacidad en el negocio editorial, porque los libros los leía una minoría, que estaba además muy segmentada: había lectores solo de ensayo, o que únicamente se interesaban por la poesía… Por otro lado, el mercado era esencialmente nacional. La industria, como es lógico, busca el máximo beneficio y el capital no se ponía en las editoriales, porque los márgenes de ganancia eran pequeños.

– ¿Por qué se alteró esa situación?

• En los últimos 50 años se han producido grandes transformaciones; por un lado, todo el mundo sabe leer y por lo tanto es susceptible de comprar un libro; además, hay títulos que cruzan las fronteras de forma masiva. Las multinacionales se dan cuenta de que el libro puede ser masivo y planetario y empiezan a producir libros-mercancía, donde lo que importa es que los compren el mayor número posible de personas. Este criterio choca frontalmente con lo que es la creación cultural, que nace de un enamoramiento y no tiene otro anhelo que la perfección y la durabilidad.

 

Continúa leyendo el artículo en papel. Si quieres apoyar a Volavérunt y recibir la revista en casa, suscríbete.

 

Suscribirme 

Backstage

atasco-madrid
les-hortes
puente-romanico-caldes
accesos-caldes
MUSICOS-JM
museo-arte-abstracto-1
fantochines-libreto-3
dibujo-naipes
Si te gusta, por favor, comparte:
facebook twitter linkedin google+