Entrevista a Ana Santos Aramburo: “La Biblioteca Nacional es una de las cinco mejores del mundo”

La directora de la Biblioteca Nacional de España, Ana Santos Aramburo, explica a Volavérunt sus planes para una de las instituciones de cabecera de la cultura española.

Texto: Juan Altable
 

Ana Santos Aramburo, de 59 años, está al frente de la biblioteca más importante de España desde hace cuatro años; es una de las directoras más longevas de las tres últimas décadas.

-La Biblioteca Nacional de España tiene más trescientos años de vida, ¿qué rasgos mantiene desde su fundación?, ¿tal vez el hecho de que se creó como una institución abierta a los estudiosos y no como una biblioteca personal?

-El rey Felipe V la puso en marcha con la finalidad de que fuera usada por los estudiosos, no solo por la Familia Real, y durante tres siglos ha funcionado como un espacio abierto a la investigación. Ahora hemos dado un salto de gigante digitalizando parte de los fondos, para hacerlos accesibles a los investigadores de todo el mundo, que ya no tienen que viajar a Madrid a realizar sus consultas.

-¿Qué cambio se ha producido desde que empezaron a subir documentos a la red?

-La transformación ha sido espectacular. El año pasado, las personas que vinieron a las salas solicitaron unos doscientos mil documentos; en ese periodo, se descargaron de la red casi ocho millones. La BNE se expande, por tanto, mucho más de lo que hace bien poco hubiéramos podido soñar.

-¿Alguna sorpresa con los nuevos usuarios?

-Me llama la atención la variedad de países desde los que se requieren los fondos; es normal el interés de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos, pero te encuentras con descargas en lugares menos previsibles como Irán, Senegal o Indonesia, entre otros muchos. Es una evidencia del interés universal por nuestra cultura.

-¿Qué parte de los fondos está digitalizada?

-Tenemos ya más de 22 millones de páginas disponibles en la Biblioteca Digital Hispánica, y otros 30 millones en la Hemeroteca Digital. Hace poco hemos firmado un convenio de tres años con la empresa pública red.es para continuar el trabajo.

-¿Les falta mucho?

-Muchísimo; faltan millones de páginas, no solo libros, también música, dibujos… En realidad, no sé si este proceso acabará algún día.

-Un documento digitalizado no es lo mismo que un original…

-Por supuesto, por eso estamos muy atentos a los avances técnicos. Le comento un dato: hace unos años digitalizamos la colección de incunables (libros impresos antes del año 1500), y lo hemos vuelto a hacer ahora, cuando la tecnología nos ha permitido conseguir una calidad mayor. El uso de estos soportes permite además conservar documentos muy frágiles; y tiene sus ventajas desde el punto de vista de la investigación, porque se pueden agrandar permitiendo que ciertos textos sean legibles, o descubrir detalles difíciles de detectar a simple vista.

-Los servicios tradicionales están cambiando…

-Estamos trabajando en nuevas ideas para reutilizar los fondos, y conseguir que el usuario sea un sujeto activo no solo un receptor. La primera ya está en la red, se trata de un juego filarmónico del siglo XVIII, atribuido a Haydn, en el que el usuario tira unos dados y a partir del resultado se compone un minueto, que se puede descargar; en una sola mañana se crearon dos mil quinientos minuetos en todo el mundo. Es un primer paso, pronto vendrán muchos más, como videojuegos, recetas de antiguos libros de cocina… En realidad pretendemos cumplir el mandato original de abrir la biblioteca al pueblo, de poner los fondos al alcance de todos para que los usen.

Continúa leyendo el artículo en papel. Si quieres apoyar a Volavérunt y recibir la revista en casa, suscríbete.

Suscribirme

Backstage

atasco-madrid
les-hortes
puente-romanico-caldes
accesos-caldes
public-space
la bassa caldes demont 2015 © tostoneone
VELAZQUEZ Las hilanderas
Si te gusta, por favor, comparte:
facebook twitter linkedin google+