Entrevista a Pep Carrió: «Es durísimo tener que ser siempre muy ingenioso»

Es uno de los nombres que marca tendencia con más fuerza en el diseño gráfico español actual. Elegante, misterioso, irónico, el mallorquín Pep Carrió desarrolla en paralelo su trabajo profesional, -volcado en el ámbito cultural y editorial-, y sus creaciones como artista plástico, entre las que se encuentran media docena de libros y numerosas exposiciones.

Texto: Juan Altable

—Usted forma parte de una generación mestiza, que vivió el trabajo manual en los estudios de diseño, y luego la llegada del ordenador…

—Sí, he vivido los años en los que la manualidad era un valor. Al principio trabajé en estudios muy pequeños y me gustaba mucho ese trabajo manual, como hacer maquetas, y en general participar en todo el proceso, porque me aportaba una mirada global. Luego apareció el ordenador y supuso un cambio radical, muchos compañeros no pudieron adaptarse. Además, se incorporaron al diseño personas con habilidades técnicas en la nueva herramienta, pero sin una formación específica desde el punto de vista de las ideas, y la profesión cambió rápidamente (…)

—¿Cómo se ha transformado el mundo del diseño en las últimas décadas?

—Cuando llegué a Madrid, había gente que ganaba muchísimo dinero con el diseño y la publicidad, había presupuestos enormes, mucha actividad. Después, vino una primera crisis, económica y tecnológica, que redimensionó las cosas, y ahora ha pasado una apisonadora que ha destrozado el mercado del diseño (…)

—En el número tres de Volavérunt, Cruz Novillo dice que no ha tenido problema en compaginar su actividad como diseñador con su faceta artística, ¿a usted le sucede lo mismo?

—Estoy de acuerdo con Pepe Cruz Novillo; en mi caso siempre ha convivido la actividad de diseñador con una pulsión por hacer otras cosas, que al principio estaban por definir (…)

—Una técnica que utiliza frecuentemente es el collage…

—Me he dado cuenta de que mi trabajo se basa en el azar, en el hallazgo; yo busco y encuentro elementos ya existentes y planteo un juego en el que analizo cómo los objetos se relacionan entre sí, cambiándolos de escala, juntando cosas aparentemente dispares… se trata de hallar algo que se había perdido y yo recupero. A veces ese juego se agota y empiezo a practicarlo en orden inverso; todo esto me es útil para mi actividad artística, y también como diseñador.

Continúa leyendo el artículo en papel. Si quieres apoyar a Volavérunt y recibir la revista en casa, suscríbete.

Suscribirme

Backstage

Pep Carrió es uno de los diseñadores gráficos que más interés despierta en su gremio. Lo pudimos comprobar en cuanto empezó a correr la voz de que íbamos a invitarle a diseñar la portada del número 4 de Volavérunt. Su actividad profesional y sus trabajos como artista plástico, cuya expresión más reciente es una gran exposición en el palacio Quintanar de Segovia, generan una expectación que nunca es defraudada. En pleno mes de agosto recibimos un correo desde su Mallorca natal en el que Pep nos alertaba: “Ya tengo la portada de Volavérunt en la cabeza”.  Una cabeza llena de mariposas.

 

Madrid-Museo-Thyssen-Retrato-de-una-Dama
552f51c7e9beddf257918c49e64d60e3
el-realismo-americano-irrumpe-en-el-thyssen-con-los-wyeth
1969.19
PissarroPrensa-02
la-flauta-magica
cuadernistas_pep_1
Si te gusta, por favor, comparte:
facebook twitter linkedin google+