Entrevista a Roberto Turégano: “El diseño es una forma diferente de estar”

Durante años, sus carteles de teatro y festivales de jazz llenaron las calles del país. Ha diseñado muchos de los libros más exquisitos editados en España, y conocidos logotipos. Roberto Turégano, de 70 años, presidente de la Fundación di_mad, es uno de los maestros del diseño gráfico español.

Texto: Juan Altable

Fotografía: Vicente López Tofiño

 

• Usted lleva cuarenta años trabajando como diseñador, pero en realidad estudió para arquitecto…

• Cuando estudiaba en la Escuela de Arquitectura de Madrid me di cuenta de que realmente la asignatura con la que disfrutaba era una en la que se hacían dibujos a pluma, carteles, alfabetos, cosas muy difíciles, pero que me llenaban; las asignaturas técnicas en cambio me interesaban menos y se me daban peor. Finalmente, decidí no acabar la carrera y dedicarme a una actividad que entonces ni siquiera tenía nombre.

• Su aprendizaje como diseñador se produjo, no obstante, en el ámbito de la arquitectura.

• De la mano de un compañero de carrera entré a hacer publicaciones y exposiciones en el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM); allí fue donde adquirí las destrezas profesionales; también tuve la suerte de conocer, en las escaleras del Colegio, a Pepe Cruz Novillo, que hacía la revista del COAM.

• Cruz Novillo ya era una referencia.

• Pepe Cruz Novillo era ya un tipo grandísimo; en realidad el diseño gráfico español estaba recluido en las agencias de publicidad, y solo se independizó cuando Cruz Novillo y Alberto Corazón, a quien conocí por las mismas fechas, iniciaron sus carreras profesionales.

• En aquellos años no había escuelas de diseño, ¿cómo fue su formación?

• La formación tiene que ver con la curiosidad de cada uno. Yo leía por entonces cosas de estética, de filosofía, porque me parecía esencial ampliar mi campo de conocimientos; sigo creyendo que el diseñador debe estar muy alerta a todo lo que pasa en la sociedad. En aquellos tiempos, en España estaban sucediendo muchas cosas: en 1966 se inauguró el museo de Arte Abstracto de Cuenca, la ciudad en la que nací, y poco después conocí a Fernando Zóbel, a Gustavo Torner, artistas que representaban lo mejor de la vanguardia. También viajé a París, a Cuba, y en 1976 estuve en la Bienal de Venecia; allí me encontré por primera vez con un proyecto gráfico completo, con carteles, programas, señales… En aquellos años picaba de todo, tenía una voracidad tremenda por aprender.

• A mediados de los 80 inaugura su estudio y empieza a dedicarse por completo al diseño…

• En 1984 se abre la espita de todo lo que había germinado anteriormente. Es entonces cuando Alberto Corazón realiza los dos primeros manuales de identidad corporativa de la Administración española: uno para el MOPU, que desarrolló él mismo, y otro para el Ministerio de Cultura que empezó él y continué yo. A partir de ese momento, comenzamos a renovar la imagen de una administración completamente anquilosada, diseñando carteles de teatro, de festivales de jazz, carteles y folletos del Instituto de la Juventud, del Instituto de la Mujer…, la verdad es que las paredes de medio país, hasta ese momento muy grises, se cubrieron de imágenes frescas y novedosas.

Continúa leyendo el artículo en papel. Si quieres apoyar a Volavérunt y recibir la revista en casa, suscríbete.

Suscribirme

Backstage

atasco-madrid
les-hortes
puente-romanico-caldes
accesos-caldes
public-space
la bassa caldes demont 2015 © tostoneone
FEST_MADRID_gr
Si te gusta, por favor, comparte:
facebook twitter linkedin google+