Entrevista a Roberto Vidal: “Un diseñador es, antes que nada, un ciudadano”

Diseñador, comisario de exposiciones, vinculado a la enseñanza en el Instituto Europeo de Diseño, Roberto Vidal es uno de los puntales de una generación, los que acaban de cumplir 40 años, que gana peso en el diseño gráfico español.

Texto: Juan Altable

Usted tiene 41 años ¿cómo ve su generación el diseño gráfico actual?

Bueno, yo solo puedo hablar por mí mismo y creo que el diseñador antes que cualquier otra cosa es un ciudadano; como tal debe ser consciente de la sociedad en la que vive y actuar en consecuencia. Creo que debemos aportar mucho más a la sociedad de lo que hacemos ahora.

¿En qué sentido?
Nuestro trabajo tiene una incidencia social importante y creo que debemos actuar con responsabilidad; en mi opinión, debemos reflexionar sobre ¿qué vamos a diseñar? ¿por qué lo vamos a diseñar de una cierta forma?, ¿qué impacto va a tener? Estamos en un momento en el que me parece imprescindible detenernos a pensar sobre nuestra actividad.

Cruz Novillo ha contado en esta revista los orígenes de una profesión que hace cincuenta años no tenía ni siquiera nombre…
A eso me refiero; Cruz Novillo y otros maestros inventaron la profesión. Nosotros hemos recibido esa herencia y nuestro país dispone ahora de una cultura del diseño bastante desarrollada, aunque todavía lejos de otros países occidentales, y creo que haríamos bien en pararnos un momento a pensar dónde estamos, cómo debemos comportarnos ahora y en el futuro.

¿Cree que se está produciendo esta reflexión?
Bueno, tengo mis dudas; todavía se frivoliza mucho, aún no hemos salido del famoso: ¿estudias o diseñas? Seguimos estando de moda, pero me preocupa que no seamos conscientes de nuestra responsabilidad ante la sociedad.

Usted trabaja con las imágenes, ¿cómo se plantea su profesión en un mundo saturado de ellas?
Yo creo que el mundo que conocemos se inició con la presencia masiva de la publicidad en los orígenes de la sociedad de consumo; ahora hemos dado un paso más allá, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo. El asedio de las imágenes es en la actualidad abrumador, mucho más que en cualquier otra etapa de la historia, pero además las consumimos en cualquier momento y situación, de manera continua: mientras caminamos por la calle, cuando estamos tumbados en casa, en la jornada de trabajo, en la escuela…

¿Alguna diferencia más?
Sí, el consumo actual de imágenes es activo, lo hacemos porque queremos, a través de nuestros instrumentos tecnológicos; antes era más bien pasivo, en buena medida nos venía dado, por ejemplo, desde los anuncios luminosos de las calles.

Continúa leyendo el artículo en papel. Si quieres apoyar a Volavérunt y recibir la revista en casa, suscríbete.

Suscribirme

Backstage

Madrid-Museo-Thyssen-Retrato-de-una-Dama
552f51c7e9beddf257918c49e64d60e3
1969.19
la-flauta-magica
Clandestino_Flyers
09_hacerenlocotidiano
Si te gusta, por favor, comparte:
facebook twitter linkedin google+